¿Qué se esconde bajo la mancha negra del Golfo de México?

María E. Rodríguez

8 de mayo de 2010

Redacción Analítica

Las aguas de la costa del estado de Luisana están de luto desde que, el pasado 30 de abril, ocurriera la explosión de la plataforma petrolera Deepwater Horizon, administrada por British Petroleum (BP). Tras el accidente, la Guardia Costera pensó que no habría derrame pero, lamentablemente, no fue así. Las autoridades norteamericanas estiman que el oleoducto, que estaba conectado a la plataforma, sigue vertiendo un estimado de 5.000 barriles de crudo por día. La compañía BP anunció la creación de una cámara de hierro para recoger el petróleo y manifestó su compromiso de pago por los daños ocasionados aunque, el desastre ecológico, no tiene valor monetario.

La mancha negra se expande sin piedad y, actualmente, ha llegado hasta las islas barreras de Chadeleur, a 30 kilómetros de las costas del estado de Mississippi. Mientras que, en el estado de Florida, también se ha decretado la emergencia ante el avance de esa sombra. La pesca está prohibida y los comerciantes muestran su preocupación por la tragedia. Los grupos de ecologistas y gobernantes afectados siguen de cerca las labores de limpieza, aunque están conscientes de la magnitud de esta catástrofe ambiental.

En relación con el tema Analítica.com entrevistó al experto Juan Carlos Sánchez M., ingeniero industrial, doctor en ciencias ambientales del Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas de Toulouse (Francia), co-ganador del Premio Nobel de la Paz 2007 y consultor ambiental de empresas. Sánchez ofreció un análisis detallado y aclaró que existen numerosas tecnologías para retirar el hidrocarburo de las aguas, pero ninguna de ellas es de eficiencia elevada.

-¿Cuál es la magnitud real del derrame de petróleo en el Golfo de México?

Aún no es posible establecer la magnitud del derrame. Si no se puede cerrar la fuga de petróleo en 60 días, se habrán vertido 300.000 barriles, que sería un volumen superior al del accidente del Exxon Valdez, en Alaska de 1989. De acuerdo a declaraciones de la empresa British Petroleum, el proceso consiste en perforar un pozo de alivio de 13.000 pies de profundidad, próximo al pozo donde se está produciendo la fuga, para inyectar fluidos que contrarresten la presión y así poder cerrar la salida. Esta operación tardaría unos tres meses, pero habría que tomar en cuenta que la temporada de huracanes en la región comienza dentro de un mes, y eso obligaría a detener las operaciones.

-¿Cuáles son los efectos tóxicos de ese derrame sobre los seres vivos?

Por ejemplo, las aves zambullidoras, no distinguen entre la superficie del agua y la mancha de petróleo y se sumergen a través del hidrocarburo, se impregnan, y al tratar de limpiarse las plumas con el pico, ingieren el crudo. Las aves muertas se hunden en el mar y sólo un 20 a 30% de esas especies son arrastradas por las corrientes hasta las playas. El petróleo también altera la fotosíntesis en numerosas comunidades de fitoplanctón, pero los efectos más tóxicos se observan más que por la exposición directa al petróleo, por el contacto con los compuestos de oxidación de los hidrocarburos que se forman por la exposición a la luz solar. La presencia de hidrocarburos en las células del fitoplanctón se transfiere a los herbívoros y de allí a toda la cadena marina: peces, tortugas, camarones, cangrejos, etc. Por lo general, los organismos que viven en el fondo del mar llamados bentónicos, cuya movilidad es limitada, suelen sufrir mortandades considerables.

-¿Quiénes son los más afectados?

Los peces que no dependen del fondo marino para su alimentación, se alejan rápidamente de las zonas expuestas al derrame, sin embargo, sus larvas y huevos si resultan impregnadas. Muchas especies acumulan hidrocarburos en sus tejidos adiposos sin perecer, pero ello representa una pérdida considerable para la industria pesquera porque no son aptos para el consumo. En el caso del Golfo de México, los barcos con el casco manchado de petróleo no podrán transportar sus productos a lo largo del río Mississippi porque contaminarían las aguas, deben ser limpiados antes y ello ocasionaría una demora en el transporte y distribución, que representa una pérdida adicional. Las playas manchadas de petróleo, las inhabilita para numerosas actividades.

-¿Es posible limpiar, de manera efectiva, una mancha de petróleo?

Existen numerosas tecnologías para retirar el hidrocarburo de las aguas pero ninguna tiene una eficiencia elevada. En el caso del derrame en el Golfo de México se ha recurrido a la quema del petróleo una vez confinado mediante el uso de barreras de contención en el mar, a su recolección desde el área por bombeo hacia una embarcación, y al uso de sustancias químicas dispersantes que fraccionan el petróleo en gotas de pequeño tamaño que facilitan su degradación por las bacterias existentes en el mar. Esto último suele ser cuestionable, pues si bien la dispersión reduce apreciablemente el tamaño de la mancha y limita la cantidad de petróleo que pueda llegar a las costas, las mezclas de la sustancia química y el hidrocarburo, pudieran ser más tóxicas que el petróleo solo.

Otra limitación de las operaciones de limpieza es que en condiciones de fuerte oleaje, es muy difícil confinar las manchas. Una tecnología que se va a intentar por primera vez es la de colocar una enorme cámara de contención metálica sobre el pozo roto en el fondo marino, para intentar contener en su interior al petróleo que está fluyendo y, desde allí, bombearlo a un barco recolector en la superficie. De antemano no se sabe si tal operación pueda ofrecer resultados satisfactorios. En cualquiera de los casos será imposible evitar que una porción significativa del petróleo vertido llegue a las costas. Si las manchas de petróleo impregnan las zonas pantanosas, será muy difícil limpiarlas.

– ¿Qué sucede después de que se retira la mancha?

Normalmente persiste un impacto, las autoridades sanitarias deberán recoger muestras de organismos, aguas y sedimentos y llevarlas al laboratorio para análisis, y hasta que no se compruebe que los niveles de contaminación hayan regresado a valores que cumplan los criterios de calidad, no permitirán las respectivas actividades de aprovechamiento de los recursos marinos.

-A manera de reflexión, nos gustaría que explicara lo que representa para usted este tipo de desastre ambiental

La dimensión de las consecuencias de este accidente seguramente va a conducir a la adopción de leyes más restrictivas de las operaciones petroleras costa afuera, que obligará a la industria del petróleo a invertir más en el desarrollo de nuevas tecnologías de prevención y control de derrames. Pero más allá de ello, este tipo de accidentes unido al cambio climático, presionan para que se produzca la sustitución progresiva del petróleo como fuente predominante de energía a escala mundial por fuentes renovables de energía. –

~ por makeoilgreen en 20/05/2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: