Los mitos del discurso de Chávez en Copenhague

Juan Carlos Sánchez

Fuente: El Comunicador Ambiental

Juan Carlos Sánchez, experto en cambio climático, explica en detalle cómo la alocución que el mandatario dio en la Cumbre de Cambio Climático del pasado mes de diciembre está construida por una serie de afirmaciones que fácilmente se derrumban.

También de interés:

El Nacional 31 de enero 2010 | 07:16 am – Lorena Meléndez G.

 El discurso del presidente Hugo Chávez en la Cumbre de Cambio Climático de Naciones Unidas, realizada en Copenhague, generó controversia, aplausos y material para la prensa. El verbo encendido que lo caracteriza en las citas mundiales se hizo, otra vez, presente para esgrimir una sentencia: el capitalismo es el culpable de la destrucción del planeta.

¿Hasta qué punto es cierta esta afirmación? ¿Es la respuesta al problema – como lo sugirió Chávez – la adhesión a un modelo socialista? ¿Fue realmente un fracaso el acuerdo de Copenhague? Las interrogantes son más si se analizan a fondo las palabras que el mandatario pronunció en Dinamarca en diciembre pasado, las cuales parecían remitir más a un perorata fabricada en los años de la Unión Soviética que a una alocución verdaderamente preocupada por el ambiente.

Juan Carlos Sánchez, profesor universitario y experto en cambio climático, precisó las certezas y debilidades de un pronunciamiento acordado en bloque con los países del Alba, que no dejó claro cuáles serían las acciones concretas de Venezuela para evitar el colapso de la Tierra, a pesar de que ya ha sido una víctima de este.

Desestimó que el discurso haya hecho mella y consideró que más bien “consiguió algo que busca en todas las cumbres, que es el aplauso fácil. Él vive de eso”. “Efectivamente, fue un discurso de las grandes potencias contra los países pobres, que son las grandes víctimas del calentamiento global”

El aval de la posición

Una nota de prensa del Ministerio del P. P. para el Ambiente, del 20 de noviembre de 2009, recoge declaraciones de Claudia Salerno, directora de Cooperación Internacional del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente y miembro de la delegación venezolana que asistió a la cumbre, quien informó esa misma comisión negociadora había realizado jornadas de trabajo interministeriales y con distintas instituciones relacionadas con el tema (cuyos nombres no fueron revelados) “para realizar aportes concretos a la posición nacional”.

Sin embargo, Sánchez – quien fue el coordinador consultor de la Primera Comunicación Nacional en Cambio Climático en Venezuela (2005) – aseguró que la perspectiva de Chávez en Copenhague fue la de un gobierno y no la de un país.

“La delegación se presentó allá sin que los venezolanos supiéramos cuál era su posición”, aseveró, ya que no hubo ningún tipo de consulta pública con sectores de la vida nacional, ni presentación de un borrador que permitiera que al texto se añadieran otros comentarios.

El discurso, no obstante, sí se manifestó como parte de la visión de los países del ALBA. El presidente de Bolivia ofreció una disertación similar en la que se exigía la creación de un tribunal de justicia climática para someter a quienes contaminen demasiado. El capitalismo se mantuvo como el causante de todos los males en las declaraciones del bloque.

La culpa capitalista

Para el experto en cambio climático, la vinculación entre el sistema capitalista y los problemas ambientales es obvia. Apuntó a una cultura de consumo irresponsable que se mantiene en las naciones más desarrolladas. “La crisis ambiental que tenemos es una crisis de exceso en donde no hay conciencia porque no hay educación ambiental”.

Pero también es cierto que es precisamente en esos territorios en donde se genera tecnología para evitar el deterioro del planeta: automóviles eléctricos, paneles solares, fuentes de energías alternativas y limpias, programas de reciclaje, electrodomésticos que ahorran energía y hasta implementos que evitan el uso de detergentes han sido creados para tal fin.

“Tenemos un desfasaje tecnológico grandísimo. Estamos en el comienzo de una verdadera revolución tecnológica que está apuntada a tener un mundo más limpio (…) Cuando los consumidores exigen ciertos atributos de un producto, el capitalismo hace que se coloquen en el mercado de forma masiva. Si hay crisis, ese mundo capitalista comienza a cubrir esas necesidades”.

“En el mundo capitalista están los problemas, sin duda, pero también están las soluciones. En el mundo socialista no veo un aporte similar”, sentenció el experto.

~ por makeoilgreen en 25/02/2010.

Una respuesta to “Los mitos del discurso de Chávez en Copenhague”

  1. Un ejemplo concreto de la perspectiva anticapitalista en materia ambiental: la destrucción del mar Aral, otrora el segundo mar interno mas grande del mundo, llevada a cabo de forma sistemática por los soviéticos. Con la finalidad de obtener agua para regar cultivos de algodón las aguas del mar Aral fueron desviadas de forma tan inescrupulosa hasta que dicho mar es hoy en día completamente irrecuperable. El discurso de Chávez no es otra cosa que oportunismo político absolutamente cínico y desfachatado. De hecho, ejemplos de contaminación excesiva de ríos, tala indiscriminada de árboles, etc, etc, etc. son tan numerosos en los paises llamados “socialistas”que los argumentos de Chávez son tan endebles como un iceberg en Groenlandia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: